Loading...

2020: Bajo crecimiento económico y altos niveles de endeudamiento

Frecuencia Económica

2020: Bajo crecimiento económico y altos niveles de endeudamiento

  • El consumo interno permanecerá desanimado.
  • Frente público es el principal riesgo y principal fuente de incertidumbre.

El Banco Central de Costa Rica (BCCR) recién divulgó el Programa Macroeconómico 2020-2021, un valioso documento que incorpora el diagnóstico de la coyuntura económica nacional y ofrece proyecciones anuales de las principales variables macroeconómicas.

Este año no sólo modernizó su presentación, sino que también su lenguaje es más franco respecto al delicado contexto económico actual y lo que significa convivir con un muy alto déficit fiscal y una creciente deuda pública.

Producción. El BCCR señaló que el crecimiento de la economía (medido por el PIB) del 2019 fue de 2.1%, un dato inferior al proyectado en julio, de 2.2%.

¿Por qué fallaron las estimaciones? De acuerdo con el BCCR, la alta incertidumbre y desconfianza entre inversionistas y consumidores derivó en una menor demanda interna a la estimada, mientras que se registró una importante caída en la inversión.

Así mismo, la entrada de la Reforma Fiscal tuvo un impacto negativo sobre el ingreso disponible de los hogares y empresas.

La demanda interna avanzó en 1.3% de forma interanual, mientras que el promedio de los cinco años previos es de 3.4%. El consumo de los hogares creció a un ritmo de 1.6%, menos de la mitad de su promedio de cinco años de 3.7%.

La proyección de crecimiento para el PIB de este año es de 2.5%, mientras que el BCCR anticipa un ritmo de 3.0% para el 2021.

Se espera que la demanda interna aporte 2.4 puntos porcentuales (96%) del crecimiento proyectado, donde el consumo privado se mostraría un poco más dinámico, creciendo a una tasa de 2.4% y aportando el 60% del crecimiento del PIB.

El giro que sobresale es que, contrario a lo observado en el 2019, durante este 2020 la inversión no restaría crecimiento al PIB. En el 2019 la caída en la inversión (tanto pública como privada) restó 1.1 puntos porcentuales (p.p.) de crecimiento, mientras que este año aportaría 0.5 p.p.

Inflación. Para el bienio 2020-2021 se estima una tasa promedio de inflación de 2.5%, con las expectativas inflacionarias de los agentes económicos alrededor del 3%.

Sin embargo, conforme el crecimiento de la economía (2.5%) permanezca lejos de su crecimiento potencial (3.5%), el crédito no acelere, la tasa de desempleo esté en un máximo de 10 años (12.4%) y el consumo de los hogares y la inversión no se acerque a sus niveles promedio, es probable que sobre la inflación prevalezcan las presiones deflacionarias.

Ante lo anterior, el BCCR ha realizado 8 recortes en su principal tasa de política monetaria, llevándola desde 5% a 2.25% en los últimos 12 meses.

Sin embargo, el problema yace en la demanda por crédito y no en la oferta, por lo que múltiples medidas de flexibilización monetaria han derivado en enormes cantidades de liquidez en el sistema financiero.

Ante esto, el BCCR tomó la disposición de incrementar el costo de oportunidad de mantener los recursos con la entidad, al disminuir la tasa de interés en sus depósitos. Desde febrero, el BCCR dotará a los recursos en su “facilidad de depósito” una tasa equivalente a la TPM – 1.25%.

La política monetaria continuará laxa y eventualmente debería alcanzar al tipo de cambio.

Las estimaciones del crecimiento del crédito son moderadas. Con una proyección de crecimiento del crédito al sector privado de 4.9% para el 2020 (un crecimiento menor al PIB Nominal) sería la más baja desde el año 2010, descontando el crecimiento del año pasado, de 0.8%.

Exportaciones. Para el bienio se espera un mejor crecimiento en las exportaciones al observado en el 2019. Se espera que las exportaciones de bienes avancen al 4.0% (1.7% en el 2019) y las de servicios a 3.6% (4.1% en el 2019).

El principal riesgo. A lo largo del PM se percibe, correctamente, que el principal riesgo para inclusive alcanzar el bajo crecimiento esperado para este bienio está en el frente de las finanzas públicas. Aunque no se descartan posibles shocks externos, el principal riesgo está en el manejo de las finanzas públicas y su impacto sobre la confianza de los consumidores y empresarios.

El resultado fiscal 2019, con un déficit fiscal en 7.0%, despertó la inquietud del mercado y de analistas internacionales, y volvió a poner en la discusión la posibilidad de otro downgrade para la ya golpeada calificación de riesgo soberano.

La relación deuda/PIB cerraría este 2020 en 61%, y el 2021 en 62.6%, con necesidades de financiamiento bruto como porcentaje del PIB en 10.6% y 12.6%. El promedio de estas necesidades de los últimos dos años es de 12.5%.

Diferencias. El BCCR estima que el balance de riesgos para el crecimiento presenta un sesgo al alza y que la recuperación “prevista en la inversión privada para 2020 está relacionada con una expectativa de mejora en la confianza empresarial, conforme se diluye la incertidumbre sobre los efectos de la reforma fiscal”.

En este aspecto, no se ha diluido la incertidumbre respecto a la reforma fiscal: ha crecido la incertidumbre respecto a su efectividad, a la aplicación estricta de la Regla Fiscal (necesaria pero no suficiente), a las fuentes de financiamiento del déficit y respecto a las próximas decisiones de las calificadoras internacionales de riesgo.

El alto déficit fiscal y el alto nivel de la carga de intereses respecto a los ingresos del Gobierno (28%) y respecto al PIB (4.9%) mantendrán al país en una posición muy vulnerable a los niveles de apetito por riesgo del mercado.

Link al Programa Macroeconómico 2020-2021 del BCCR: https://activos.bccr.fi.cr/sitios/bccr/publicaciones/DocPolticaMonetariaInflacin/Programa_Macroeconomico_2020-2021.pdf