Loading...

Recesiones ¿se gerencian o se sobreviven?

Frecuencia Económica

Recesiones ¿se gerencian o se sobreviven?

• ¿Por qué el estancamiento económico tiende a encontrarse con empresas sin preparación? • Sólo los periodos de crisis hacen a las empresas madurar.

Recientemente, buscando información para un curso de microeconomía, alcancé a leer un viejo artículo del Journal of Small Business Management de James H. Stone, sobre el por qué los gerentes tienden a reaccionar ante las recesiones, y no a gerenciarlas.

Según el autor, la mayoría de la planeación estratégica del siguiente año fiscal se deriva de escenarios donde se asume que la empresa seguirá creciendo, quizá a un ritmo más lento, pero hacia adelante.

Así mismo (o peor aún) la capacidad del equipo gerencial se mide por el alcance de resultados, y cada unidad se prepara para un nuevo año fiscal con la mira en el crecimiento de su propia área, lo que justica su presencia y su salario, nadie quiere prepararse para un año de ventas a la baja, pues requiere un cambio de patrones, estrategias y actitudes.

El concepto de éxito gerencial está atado a la expansión, y por tanto los gerentes ven las recesiones como un periodo donde no se puede “trabajar bien”, pues “trabajar bien” está asociado con crecer, como consecuencia, la administración de la empresa durante la recesión es una reacción acompañada de la esperanza de que se pase pronto.

Así, el siguiente es el típico ejemplo de reacción: la gerencia continua operando igual en los primeros meses de la desaceleración hasta que se hace evidente que el negocio está lento, entonces los costos son reducidos así: nuevos y especulativos programas son detenidos, los servicios externos son terminados, se reduce la compra de inventarios y se trata de utilizar insumos disponibles, los empleados no indispensables son despedidos, se eliminan las horas extras, gerentes intermedios son despedidos y, finalmente, se congelan los salarios de la alta gerencia.

Nada de esto es parte de un plan estratégico que nos llevará como empresa hacia un mejor puerto una vez pasada la tempestad, es sobrevivencia, efectiva en tanto los recursos nos permitan llegar hasta la etapa de repunte de la economía.

Gerenciar durante una recesión o un estancamiento como el vivido en los últimos meses en nuestro país, es tan importante para la firma y tan gratificante profesionalmente como gerenciar durante los periodos de crecimiento.

Hecho de forma adecuada, sienta las bases para mejorar el crecimiento en el periodo post crisis. Un experimentado administrador de negocios cercano me expresó que sólo a través de las recesiones y los tiempos de crisis es que las empresas alcanzan sus siguientes niveles de maduración.

Consejos. El autor del artículo mencionado señala que las empresas y, por, sobre todo, sus gerentes, deben conocer bien el entorno económico, estar al día con las proyecciones disponibles y en muchos casos, contar con la opinión objetiva de un asesor o miembro externo en sus consejos o juntas directivas, que pueda traer un mayor realismo al escenario planteado por la gerencia.

Adicionalmente, tener presente que las crisis traen oportunidades, aprovechables para aquellos mejor informados, con capacidad de reacción y con un plan estratégico para enfrentarlas.