Loading...

Standard & Poor’s mejora a “estable” la perspectiva de la deuda nicaragüense

Frecuencia Económica

Standard & Poor’s mejora a “estable” la perspectiva de la deuda nicaragüense

• Un superávit de cuenta corriente, disminución de los retiros de depósitos, remesas estables y acceso a financiamiento han contribuido a estabilizar las reservas del país.

• Economía volvería a crecer en el 2021.

La agencia modificó su perspectiva negativa sobre la deuda de Nicaragua, hacia estable en "B-", señalando que ciertas medidas tomadas por el Gobierno de Ortega han contribuido a estabilizar las reservas de divisas internacionales, mitigando los problemas de liquidez que llevaron a la economía a contraerse.

La continuidad del acceso al financiamiento interno y externo son un factor clave dentro del análisis de la reconocida agencia calificadora de riesgos, mientras que señala que se mantiene la incertidumbre política, un clima de severa contracción económica y debilidad en el sector financiero.

Así, en su comunicado al mercado la agencia destaca que “la revisión de la perspectiva refleja nuestra opinión de que es probable que los perfiles fiscales y financieros de Nicaragua se estabilicen luego del notable deterioro derivado del conflicto político y social de abril de 2018”.

El país registrará un superávit de cuenta corriente récord en el 2019 y 2020, cortesía de la combinación de un derrumbe en las importaciones, pero con entradas de remesas estables, lo que a su vez ha reducido la presión sobre su sistema cambiario de minidevaluaciones.

Adicionalmente, el aumento en los impuestos en marzo de este año, más medidas de ahorro en la esfera pública, como congelamiento de salarios, recorte en gastos de capital y menores transferencias a municipalidades han tenido un impacto positivo en las finanzas del Gobierno, que se traducirán en déficits fiscales menores a lo esperado para este y el próximo año, de 1.8% y 2.1% como porcentaje del PIB respectivamente.

Sin embargo, hacia las elecciones del 2021 la agencia menciona que es probable que estos déficits se ensanchen. Se prevé que la deuda del gobierno general alcance el 41.7% del PIB este año y se mueva hacia 45% en el 2022, con los pagos por intereses estables siendo alrededor del 5% de los ingresos del gobierno.

Otros datos interesantes son:

• Desde abril de 2018, los depósitos en el sistema financiero cayeron alrededor de 32%, principalmente los depósitos en dólares. Pero se han estabilizado desde el segundo trimestre del 2019, y los depósitos en moneda local aumentaron por primera vez (desde que comenzó la crisis política en 2018) en agosto.

• El Banco Central modificó la depreciación anual para la córdoba este mes, pasándola a 3% anual desde 5% previamente, lo que contribuirá a mejorar la inflación esperada.

• Si bien el turismo ha declinado, las remesas al país han crecido de forma estable hasta 10%.

• La Inversión Extranjera Directa colapsó 53% en el 2018 de forma interanual, y 70% en el primer trimestre de este año. Se espera que se mantenga débil.

• Durante este año no se han perdido reservas internacionales.

• Desde abril 2018 alrededor de 20% de los empleos formales fueron perdidos, afectando el consumo.

A pesar de la estabilización, importante, de las condiciones financieras, se espera una lenta y vulnerable recuperación de la economía ante una seriamente dañada confianza empresarial. La contracción económica esperada para este año es del 5%, mientras que para el próximo sería de 1%.

Para el año 2021 se proyecta un crecimiento positivo de 1.1% asumiendo que las condiciones políticas y sociales retornan gradualmente a la normalidad.

Fuente: www.standardandpoors.com