Loading...

¿Volverá el crédito en dólares?

Frecuencia Económica

¿Volverá el crédito en dólares?

• El crecimiento del crédito al sector privado es el más bajo en una década. • Diferencia actual en tasas de interés le resta atractivo al crédito en dólares.

El crédito al sector privado no da muestras de recuperación y, por el contrario, los datos disponibles hasta agosto muestran un deterioro adicional que lo llevó hasta su punto más bajo en 10 años, al reportar una caída interanual de -0.01%.

El bajo crecimiento es explicado por la contracción de los préstamos en dólares, pues la cartera en colones muestra un crecimiento de 4.2% entre el sistema bancario, mientras que la cartera en dólares presenta una caída de 3.9%.

A nivel de bancos públicos se observa un declive de 12.1% (el peor en récords) y entre los bancos privados un crecimiento de 0.3%, el más bajo desde la crisis del 2009.

Claramente la caída en el crédito al sector privado es causa y efecto de la desaceleración económica que vive el país, donde los más recientes datos macroeconómicos a junio mostraron un crecimiento del consumo de los hogares de apenas 0.7%, el más bajo desde diciembre 2008.

¿Y por qué el crédito en dólares? Vale la pena preguntarse por qué es específicamente el crédito en dólares el más afectado, pues generalmente es el más barato.

La primera y más obvia razón que viene a la mente es el vaivén que mostró el precio del dólar el año pasado, que en noviembre tocó los ₡628 tras cerrar septiembre en ₡583.7.

Sin embargo, concentrándose en los datos, la caída en el crédito en dólares se gesta desde diciembre del 2015: en esa fecha alcanzó un crecimiento de 14.5% y un año después su crecimiento fue de 7.5%, sólo para seguir desacelerándose a los niveles actuales.

¿Por qué? Primero porque la Reserva Federal (Fed) empezó a incrementar su tasa de interés. Sus ajustes pusieron a las tasas libor y prime en una trayectoria alcista. Esta última, utilizada en muchas hipotecas, pasó de 3.25% a 5.50% entre el 2015 y 2018.

Pero adicionalmente a nivel interno se gestaron políticas para regular el crédito en dólares a no generadores de esa divisa, lo que también encareció las tasas ofrecidas al público en dólares.

Segundo, este crédito está intuitivamente más relacionado a la industria y las compras de alto valor de los hogares, como autos y viviendas, y tanto la industria como los hogares se muestran, o mostraban, en un contexto de marcada desaceleración.

Los datos de la industria manufacturera nacional muestran una contracción superior al 2% hasta julio, los de construcción privada una de 14%, vehículos -9.6%, y la confianza del consumidor de la encuesta de la UCR en mínimos históricos en su rubro de percepción actual de la economía.

Y, además, actualmente es poco el atractivo de un crédito en dólares. Recientemente una exalumna me enseñó su cotización bancaria para un crédito vehicular en dólares, donde la tasa vigente después del segundo año sería de 9.50% (Prime + 4.50%) algo que, simplemente, no vale la pena, entendiendo pena por “riesgo cambiario”, pues en comparación con un crédito en colones en una entidad nacional, la diferencia en la cuota mensual no supera los ₡10 mil.

Dados los niveles de tasas de interés actuales en dólares (que podrían caer otros 25 puntos básicos) y la necesidad por crecimiento económico, es muy deseable que la Tasa Básica Pasiva empiece a reflejar las medidas de relajamiendo del Banco Central, y que esta última entidad trabaje en mejorar sus canales de transmisión de política monetaria.